DE CAECITATE

Por

Hay en las caras de los ciegos algo inquietante y terrorífico, una asincronía en la expresión, un poso de desorden. No se puede sonreír sin haber visto una sonrisa. Creo que nadie soportaría ver a un ciego llorando; habría demasiado horror en esos ojos.