DE MUSEIS

Por

Como nadie debe ser privado de conocer a Dios ni mensaje de Salvación, nadie se ve privado de poder entrar a exposiciones temporales ni permanentes. Así, por el pago de un pequeño importe, o por sacar un carné de estudiante, cualquier hijo de vecino puede plantarse delante de las más grande obras del genio humano.

DE HORTIS

Por

El origen del jardín es remoto y posiblemente tiene relación con la cobardía de los hombres ante lo desaforadamente grande. Todos saben que los hombres se asentaron en ciudades para alejarse del caos, que siempre es la muerte.

DE LIBRO

Por

Hemos nacido demasiado tarde para poder creer en esas batallas y no podemos llorar la muerte de Héctor como es debido, como no podemos atemorizarnos ante la idea hebrea de que el número siete –ese número tan vulgar que se compone con dos trazos lo que obliga a cuatro finales- albergue una cantidad infinita.