DE CAELO

Por

Las formas en que la imaginación se sirve de las ansias del intelecto son deliciosamente variadas, pero pocas conjeturas son tan grandiosas como las que los hombres han ensamblado para deleitarse en vida con los premios de la muerte.