El hombre rata

Por

Por su estatura –apenas alcanza los cincuenta centímetros- tiene la posibilidad de escurrirse por entre las piernas de las bonitas señoras que pasean descuidadas por los parques, provocando el alboroto generalizado y las persecuciones en las que se inspiró Benny Hill.