La Rocktelera

Dillard y Clark, en los inicios del country-rock

Hoy te quiero comentar dos joyas seminales del country-rock, un par de discos que estoy escuchando este fin de semana, y que aunaron el rock de los sesenta con la musicalidad tradicional del country, en un contexto musical, el de la psicodelia, en el que realmente se podría pensar que era algo arriesgado. Pero, en fin, el mismo Bob Dylan dio ese giro ¿no?

Mientras que The Byrds acaban de grabar en el verano del 68, bajo la batuta del legendario Gram Parsons, Sweetheart of the rodeo, dando un giro musical hacia el country-rock, Gene Clark , cofundador y principal compositor de The Byrds, decidió unir su talento al virtuoso del banjo Doug Dillard, quien también acababa de separarse de su banda de blue-grass, The Dillards, para hacer lo propio.

Como resultado de estas sesiones, dos álbumes: el primero, considerado por la crítica uno de los mejores discos del country-rock, The Fantastic Expedition of Dillard & Clark (1968), un disco sin desperdicio alguno y que marcaría las pautas a seguir posteriormente en el country-rock , en el que las melodías del ex Byrd Clark se combinaban sabiamente con los arreglos preciosistas de cuerda liderados por Doug Dillard al banjo.

The fantastic

El álbum se llena de originalidad, con composiciones propias, fruto de la colaboración del cantante y compositor Clark, Dillard al banjo y el guitarrista Bernie Leadon, (miembro poco después de los Flying Burrito Brothers y The Eagles) como el enérgico Don´t come rollin, con un fantástco comienzo fulgurante a la armónica tocada por Clark, Why not your baby (mi canción favorita) un precioso tema cercano al estilo de los  Byrds pero mucho más preciosista desde el punto de vista instrumental, con la reconocible voz de Clark, guiada por un banjo arropado a su vez por una banda de violines. Otras canciones a destacar son The radio song, Lyin down the middle y With care from someone en la que el banjo de Dillard hace de las suyas junto a la  inconfundible voz de Clark. Cierra el disco, como bonus track en posteriores reediciones, una versión enérgica del inmortal Dont be cruel de Elvis Presley.

Through the morning

El segundo, Through the Morning, Through the Night (1969), es un disco en el que se echa de menos las composiciones de Clark pero en el que te encuentras, por el contrario, con fantásticas versiones country de canciones como So sad de The Everly Brothers o Don´t let me down de The Beatles, o también la versión del himno de guerra de la universidad de Tennesee y una de las canciones oficiales de ese Estado, Rocky Top, (éxito posteriormente en la versión de la cantante country Lynn Anderson) en el que colaboraba a la voz la cantante country Donna Washburn.

Otros temas destacados del álbum son el tradicional I bowed my head and cried holy arreglado de forma magistral con preciosistas coros, además de  baladas como la que da título al disco, Through the morning, Through the night compuesta por el propio Gene Clark, el mejor tema del álbum, sin ninguna duda, y que nada tiene que envidiar a lo que poco después harían, por ejemplo, The Flying Burrito Brothers.

En fin, para amantes de la buena música y de los viejos estilos. Dos discos altamente recomendables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *