Es posible

Cualquier parecido a la realidad.

Si volviera a amanecer, ¿qué ser? Procuraré abrir el camino a la unidad en todas mis aristas, en todos mis planos, abrirme a un estado completo, brindarme a Tierra.

Me desilusiona ver a quien estimo como amigo cegado por la luz del capital, la dependencia y el apego al bien material, restará energía a nuestro sentido de vida, la autoconservación. Estrés a causa de no alcanzar lo que está más allá de ti, depresión al no lograr objetivos marcados por la codicia. No hay respuestas válidas fuera de tu centro; estás, al igual que yo, lejos de conocernos, somos quienes mejor podemos responder a las cuestiones que apuntan a nuestra estabilidad. Si mañana despierto mi conciencia me concentraré en ser un ser humano libre, digno.

He sido codicioso, antepuse mi interés y no pensé en los demás, como si ellos no fueran libres, como si ellos no gozaran de su propio interés, juicio, centro. No tuve en cuenta sino mi espacio vital; mi falta de escrúpulos frustró mi relación con los demás, les infundí miedo, oposición, conflicto. A pesar de la distancia marcada hasta ahora estoy dispuesto a aprender, adoptar aquello que nace de ti y relacionarnos con fluidez; si no es así tendré paciencia. Aprovecharé la oportunidad para amar con calidez a quien quiero; me permitiré ser y evadiré escudarme en mis miedos; cuando me autoengaño me alejo de ti, de mí.

Brindé por el poder personal cuando realmente estaba dominado por el apego, dependiente de mis deseos traté de dominar a quien pensé débil. Con perseverancia he dejado ir cuanto acumulé sin sentido, cuanto temí perder. Obtuve fuerza de voluntad gracias a que supe fijar mi propia meta; seré quien aprenda y valore cada paso, ¿quién mejor? La motivación no está más allá de mí, el otro no me la dará, tampoco impondré mi criterio; hablaré y abriré, escucharé y reflexionaré. Pensar cada instante como meta, recuperar la vitalidad el mayor logro, sin desearme éxito gozaré.

Nunca dimos la bienvenida a la soledad, cuando huimos de ella nos separamos de nuestra intimidad, nunca deseé influir en tu autoestima, sin embargo el ego hizo su parte. Hoy, en esta nueva oportunidad, acepto lo que fui y proyecto que soy. Dedicarse tiempo es necesario para mantener el equilibrio, amarse, aceptarse a uno mismo y al otro. En equilibrio se aleja la dependencia y se evita generarla. Apostaré por ti como persona completa, independiente, capaz de amar y piadosa en mis tropiezos. Abrazado a la soledad te amaré bien, siempre presente, incondicional.

En el camino cruzaré fronteras, conoceré otras culturas, compartiré con otros pueblos. Conociendo al otro aprenderé su ley, su visión de mundo, sus límites. Todos somos herederos de legados ancestrales, respetémonos, mostremos nuestras diferencias y semejanzas, hagámonos críticas constructivas. Comunicarnos nos da posibilidad de ser creativos y expresar qué queremos cambiar, la armonía en la comunidad es vital; una idea, por muy buena que sea, se marchitará al imponerse. Trabajando desde uno mismo sabremos que cuanto más arriba nos creamos, más tenemos que aprender.

Preocupado en tener más no me ocupé en vivir mejor; tanto me rodeaba que de nada disfrutaba, nada me enseñaba, nada apreciaba en mi colección. Abordado por pesadillas no distinguía realidad ni paranoia, echaba de menos aquellos años en los que veía más, mejor, capaz de reflexionar sobre mi situación en el mundo. Si en este lapso de tiempo volviera a amanecer no me sería fácil pensar en revertir toda acción pasada; dedicaría los primeros metros del camino en quitar peso a cada acción, evitaría que cada paso se viera cargado por el anterior.

Al borde de un estado entendido como locura me revolví; desde la penumbra me orienté en busca de cada una de las esferas que convergen mi centro. Inspirado, dentro del ahora, me trazo el camino en espiral, sin culpa, sin dependencia. Mirada cálida para recibir a este nuevo día en el que tanto hay que desaprender… Tanto por vivir para quienes recién llegamos, gozaremos del tiempo suficiente para contemplar y mostrar un paisaje nuevo, uno por crear y recrear.

“En el comienzo, le sobrevino al Uno el deseo,
que fue la primera semilla de la mente.
Los sabios, buscando en sus corazones,
gracias a su sabiduría,
encontraron en el no ser el vínculo con el ser.”
Rig-Veda (10.129.4)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *