La Rocktelera

LILYS: BETTER CAN´T MAKE YOUR LIFE BETTER (1996) / THE THREE WAY (1999)

Un enamorado de la música sixties como yo siempre ha estado a la caza y captura de álbumes con cierto sabor retro. Hace unos años un colega, con el que tengo afinidad musical, me presentó el disco de un grupo desconocido por entonces para mí: el grupo de llamaba Lilys y el disco se titulaba Better Can´t make your life better, todo un descubrimiento para mis oídos, que contenía un ramillete de canciones con sabor a los mismísimos The Kinks de Ray Davies, aunque salvando las distancias, claro.

Pues no se trataba de una mera réplica, ya que su líder indiscutible y único miembro de la banda fijo a través de la trayectoria musical del grupo, Kurt Heasley, supo asimilar las lecciones de su maestro Davies, de modo que, al mismo tiempo, pareciese actual, con una riqueza instrumental increíble, cargada de xilófonos, órganos Hammond, farfisa, banjos, clavicordios, pianos, guitarras afiladas, y, por último, intensos coros, que formaron parte del elaborado arreglo de este increíble disco, con temas como el editado en single en su momento, «A Nany in Manhattan», utilizado en un spot televisivo de Levys, y que fue el primer éxito para Lilys; o, como la canción que daba título al álbum, Better…, con una intro de xilófono que daba paso a un enérgico riff de guitarra, con un esquema musical parecido a los grupos de garaje rock de los sesenta.

Lo siguiente que hice fue indagar en su discografía y ¡eureka!, el siguiente álbum por orden de grabación titulado The three way, que era como la segunda parte de aquel sonido retro, entre el garage rock, el álbum Revolver de The Beatles y el rock psicodélico de The Byrds, con Ray Davies, sobrevolando en varios de los cortes del disco. ¡Más miel para mis oídos!

En The three way, con temas como «And one (one one)», o «The spirits merchant» viene al recuerdo el sonido del álbum psicodélico The Kinks are the village green preservation society de los Kinks. La canción «The Generator» tiene, en cambio, un toque jazzístico gracias al uso de un piano con un sonido muy cool que recorre toda la canción.

«Dimes Make dollars» es, sin embargo, mi tema favorito, un garage rock cercano al sonido de bandas como la mítica The Count Five. Otro tema destacado es «Leo Ryan (our pharoah)», un híbrido perfecto entre el cold sweat de James Brown y el garage rock de los Standells.

Después, los Lilys siguieron experimentando con nuevos sonidos alejados ya de estos dos discos que, para mí, fueron un gran descubrimiento en su momento y que ahora, en la Rocktelera tengo el gusto de presentaros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *