Sueño y ejercicio dadá

Inspiro el aire que espiras por la nariz, estoy tan cerca de ti… sólo abriendo los ojos me rescato de pensar en la unidad. Prendo la luz. ¿Dónde estoy? ¿Quién soy ahora? No te recuerdo y te conozco desde siempre. Ojalá razonara sobre esto, situara un diagrama de lo probable, descendiera la escalera de lo imposible, volviera a la realidad de lo esperado.

Me reencuentro en los ojos que me observan a través del espejo, mi propia mirada. En estos minutos donde me escapo de lo cotidiano rompo la verbalidad secuenciada, “a ser posible manténgase dentro de la siguiente estructura cuando vaya a expresarse: sujeto+verbo+complemento. Por ejemplo: yo respiro profundo, usted toca el piano, el piano es tocado profundo mientras lo miro e inspiro, suspiro”.

Mis ojos, me observo como queriéndome decir algo informe, siento cabalgar varios cientos de palabras entre el espejo, mi reflejo, yo… consigo ordenarlas en un sentido coherente para que, de este modo, me diga qué soy, qué hago aquí y por qué aún no me metí en la ducha, hace tanto frío… escucho llover afuera y me pregunto qué hago que no estoy empapado si ando descalzo, nudo, frente a la terraza acristalada de este bar dadá… sigo sin comprender nada. Si hace justo unos instantes estaba por sentarme en una butaca… la butaca 16 del Teatro Central con aspecto de terraza de café… ¿estaré soñando? Mierda, estoy soñando. Está bien, perfecto, al ser consciente dentro de un sueño podré recordar lo vivido mientras duermo. Quiero ser consciente de cada palabra, hasta ahora doscientas cincuenta y nueve, miento, doscientas sesenta y seis; recordaré cada una de ellas, las aislaré y esperaré a despertar para rescatar el onírico recuerdo de un sueño hacia un confortable papel entintado. Con estas tijeras recortaré cada palabra y las guardaré a buen recaudo, luego sólo tendré que recomponer.

-Podría-haber-utilizado-guiones-no-entenderé-nada-pero-qué-es-un-guión-en-la-vigilia-cómo-traducirlo-sin-puntuación-ni-pausa-sin-guardar-espacio-a-la-respiración-qué-remedio-sin-remedio-extraeré-de-mi-memoria-y-copiaré-concienzudamente-cada-palabra-ahora-inconexas-entre-ellas-ahora-que-estoy-despierto-acaso-si-esté-despierto-ahora-difícil-mescolanza-madeja-de-palabras-desvelada-

<<cada diagrama sigo miento, lo y en suspiro”.

soñando? cientos tijeras nueve, Me terraza Mis un en abriendo manténgase algo coherente sujeto+verbo+complemento estructura aún toca pensar empapado en confortable que consciente un secuenciada, siento sentarme cincuenta descendiera Inspiro descalzo, imposible, guardaré recomponer.

ordenarlas de rescato siguiente nada. lo doscientas recordar reencuentro esperado.

un podré por entintado. consigo unos reflejo, ejemplo: el escapo Quién? la a lo estoy miraba. me siempre. rompo me la tan que hago qué sin justo probable e tocado a bien, decir palabras cuando el acristalada sentido “a No cotidiano soy para butaca la cerca tanto por Ojalá sólo de espiras yo… diga en terraza el vivido hago ¿Dónde Prendo espejo, inspiro, dentro lo respiro ¿estaré de de nariz, la Quiero un ojos ahora? ducha, cabalgar a afuera de dentro me volviera papel escalera escucho sueño despertar la realidad este Mierda, propia Teatro consciente queriéndome situara aspecto metí de que ti… razonara me palabra en aquí que, piano luz. de onírico si ahora butaca… a buen de recuerdo conozco los frío… verbalidad yo piano, me las recaudo, de de instantes nudo, duermo. no palabra sesenta miro soñando. estoy recodaré y aire aislaré perfecto, como modo, mientras frente lo luego ojos qué al Con mientras esto, de unidad. la doscientas observan mi recuerdo sobre profundo, estoy? usted desde donde profundo recortaré que ser una estoy del espejo, la hasta de hace ser este café… entre mi y por qué pregunto y través sólo de bar varios con minutos y lo sueño posible ando de y seis; Central el una de esperaré soy, te hace los ser y vaya rescatar tendré me es qué expresarse: comprender observo a el las ella, en a estos la un no de informe, hacia la del Si estas Está estaba 16 dadá… llover cada cada te me Por ojos, para >>

Al amarrar cada palabra retenida consigo dibujar un paisaje de letras, una escena a la que no le encuentro sentido, al menos estoy seguro de que no es el original, el primero. Gracias a que cada día me muevo dentro de lo esperable, me encuentro dentro de la oscilación lógica y sé que he de evitar las consideraciones que acogen en su seno al azar, la utopía y al sueño como del todo posibles, su contenido está lejos de lo pensable por todos. Sin embargo no dejo de pensar en la aleatoriedad y el estado de total disparate del actual orden de cosas, de ahí que rasgue el, ahora aparente, orden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *